Antireeleccionismo liquidado

Arnulfo R.Gómez.jpg
Fusilamiento Arnulfo R.Gomez.jpg

Fusilamiento del General Arnulfo R.Gómez

                                General Arnulfo R.Gómez

 

En 1926, el general Álvaro Obregón externó sus intenciones de buscar su reelección como presidente de la República.

 

Por ello, aunque el general Obregón contaba con muchos simpatizantes en el Congreso y en el ejército, hubo dos generales que se opusieron a sus intenciones reeleccionistas, Francisco Serrano y Arnulfo R. Gómez.

 

Por ello ambos militares decidieron contender en las elecciones presidenciales de 1928, contra Álvaro Obregón.

 

El general Gómez hizo una ardua campaña electoral en contra del general Obregón, en la que lo acusaba entre otras cosas:

 

  1. De haber solicitado y obtenido un préstamo del Banco de México

  2. De ser el principal latifundista de Sonora

  3. De hacer campaña proselitista en entidades afines a su persona

  4. De haber violentado el principio constitucional de la No Reelección

  5. Utilizar fondos del erario público para financiar su campaña política

 

Ante estas acusaciones hechas por Gómez en contra del general Álvaro Obregón, el presidente Plutarco Elías Calles ordena al gobernador del Distrito Federal, el general Francisco Primo Villa Michel que cateé e intervenga el domicilio particular del general Arnulfo R. Gómez.

 

El general Gómez, siempre dijo que la sucesión presidencial sería una lucha a muerte con Obregón, de la que solo uno saldría con vida.

 

El general Arnulfo R. Gómez, es víctima de varios atentados de envenenamiento.

 

En una ocasión le ofrecieron una bebida, la cual contenía cianuro. Aunque no se logró el cometido de envenenarlo, sí se vio gravemente afectada la salud del divisionario.

 

Sabiendo que su vida estaba en peligro, el general Arnulfo R. Gómez decidió enviar a su familia a Los Ángeles, California.

 

Por esta razón, al enterarse de la captura y posterior fusilamiento del general Francisco Serrano, el 3 de octubre de 1927, y ya sin casa en la ciudad de México.

 

El general Arnulfo R. Gómez decide huir a Veracruz, para embarcarse hacía los Estados Unidos. Sin embargo, en el camino libra una escaramuza contra las tropas del general Roberto Cruz.

 

Dicho enfrentamiento deja muy malherido al general Arnulfo R. Gómez, quien se ve obligado a refugiarse en una de las tantas cuevas existentes en la espesa selva veracruzana, donde permanece hasta el 3 de noviembre de 1927, cuando es sorprendido y emboscado por las tropas del general José Gonzalo Escobar.

 

Quien al tenerlo frente así y amarrado de pies y manos le dijo: ¡El “¡Manco” te quiere muerto, así es que tienes 10 segundos para ponerte en paz con Dios!

 

El general Arnulfo R. Gómez es aprehendido y conducido hasta la ciudad de Coatepec, donde es fusilado el 4 de noviembre de 1927. 

 

Ese mismo día por la mañana, el cuerpo del general Arnulfo R. Gómez es trasladado a la morgue para que sus familiares lo reclamen y le den sepultura.

 

Sin embargo, nadie quiere reclamar el cuerpo pues los familiares del general temen que el gobierno del general Plutarco Elías Calles tome represalias en su contra.

 

Es el general Vito Alessio Robles, presidente del Partido Antirreeleccionista, quien reclama el cuerpo del general Gómez, y se lo lleva a su casa para ser velado y posteriormente ser inhumado en el panteón francés de la piedad, el 5 de noviembre.

 

El general Vito Alessio Robles, fue quien pagó los gastos funerarios del general Arnulfo R. Gómez.