Capitulación de Fuerte de San Juan de Ulúa

Capitán Pedro Sáenz de Baranda 1823 – 1845, logró que el último reducto español acuartelado en el Castillo de San Juan de Ulúa, saliera de territorio mexicano, 23 de noviembre de 1825

 

Un mes después de la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 26 de octubre de 1821, comenzó la resistencia española desde el fuerte de San Juan de Ulúa, frente al puerto de Veracruz, convirtiéndose así en el último reducto de aquellos que no aceptaban la independencia nacional.

 

La duración y dificultad de este conflicto se explica a partir del inicio de la vida independiente nacional, no se contaba con navíos, ni artillería que pudiera hacer frente a los españoles acantonados en el Fuerte de San Juan de Ulúa.

 

La opción más acertada para solucionar esta situación se centraba en la creación y desarrollo de una marina de guerra nacional; sin embargo, la falta de recursos económicos modificó el desarrollo de esto.

 

En diversas ocasiones, a lo largo de estos años, las tropas españolas de San Juan de Ulúa realizaron bombardeos sobre el puerto de Veracruz,  representando una constante amenaza contra la independencia nacional.

 

Esta situación cambió hasta que en junio de 1824, el General Miguel Barragán, fue designado como Comandante General de Veracruz, con su llegada comenzó a organizar las operaciones para bloquear las comunicaciones y suministros hacia San Juan de Ulúa.

 

Asimismo, a mediados de 1825, el Presidente de la República Guadalupe Victoria ordenó que Pedro Sainz de Baranda y Borreyro, fuera nombrado Comandante General del Departamento de Marina de Veracruz, encargado de llevar a cabo la última etapa de bloqueo contra San Juan de Ulúa, lo anterior se logró debido a que meses atrás, el gobierno nacional había adquirido una flotilla de barcos ingleses que en conjunto con los que ya tenían, permitieron el bloqueo de San de Juan de Ulúa.

 

Ante esto, el Brigadier José Coppinger, quien se encontraba al frente de las tropas de San Juan de Ulúa, optó por la rendición.

 

El acta de capitulación fue firmada por el bando mexicano por el General Miguel Barragán, el Coronel José Antonio Rincón, el Teniente Coronel de Artillería Mariano Barbosa, entre otros, y por el bando español por el Brigadier José Coppinger, Miguel Suárez del Real, perteneciente al Cuerpo de Artillería y Domingo Lagrú del Batallón Ligero de Cataluña.

 

La expulsión definitiva se dio el 23 de noviembre de 1825, fecha en la que los españoles fueron embarcados en la goleta Águila y el bergantín Guillermo con destino a la Habana, Cuba.

Imagen1.jpg